El pasado fin de semana el ayuntamiento de Cervera dentro del programa de su feria de muestras organizaba con la ayuda del Automóvil Club Temple Competición una concentración en la que a destacar el fabuloso ambiente de la misma ante el reencuentro de tantos aficionados que año tras año coincidimos en estos eventos. La verdad es que ya había muchas ganas de reunirnos con tantos amigos que comparten esta increíble afición.

Tal y como es habitual en las concentraciones del ACTC, el programa se basaba principalmente en un recorrido espectacular por las vistas del entorno por la que se realizaba en los alrededores de Cervera y un menú realmente sabroso y más en la época en la que estábamos y el clima que acompaña en la zona, Cocido.

La jornada comenzaba con la reunión de todos los participantes en  la plaza del pueblo, el cual para quien no lo conozca, merece realmente hacer un alto en el camino y visitarlo por lo cuidado que se encuentra y el buen ambiente que sus residentes nos ofrecen.

Una vez agrupada la concentración se entregaron unas pastas típicas de recuerdo a los participantes para a continuación iniciar la ruta por los alrededores con el beneplácito de la climatología que nos fue alternando a lo largo del día y finalizando la misma sobre las tres y media, momento en el que se llevo a cabo la comida del Cocido que disfrutaron los más de 30 participantes que se dieron lugar en esta cita en su primera edición.

Una vez repuestos y descansados, la caravana se dirigió a la feria de muestras de Cervera de Pisuerga la cual fue una grata sorpresa ya que yo personalmente la desconocía y me sorprendió por su innovación y excelente organización. Una feria realmente recomendable.

Con ello daba por concluido lo relativo al automovilismo clásico pero para quienes se quedaron aun quedaban muchas actividades organizadas dentro del programa de la feria de Cervera de Pisuerga

Fotos

Automóvil Club

Temple Competición