Lo clásico nunca pasa de nada. Sino que se lo digan a los vecinos de la localidad de Villamanín que han visto desfilar auténticas joyas del automovilismo coincidiendo con la celebración de la II Concentración de Clásicos del Motor.

 

Una edición que se ha convertido en un auténtico éxito, superando incluso las previsiones, y que ha congregado a 48 participantes frente a la veintena que se citó el año anterior. Una colorida reunión por las calles de esta localidad leonesa de la mano de los apasionados del motor llegados de diferentes puntos de la geografía española entre los que una vez no pudo faltar la representación del Automóvil Club Temple Competición con algunos de sus socios al volante de autenticas joyas automovilísticas restauradas.

 

Una concentración que arrancó a las 11:45 horas y que a las 12:45 puso rumbo hacia Cubillas de Arbas para, pasando por el pantano y el museo de Casaros, detenerse en Casa Ezequiel, donde los participantes disfrutaron de los sabores leoneses en uno de los rincones más emblemáticos y sabrosos de esta zona.

 

Fdo.: Pedro Delgado

Fotos

Automóvil Club

Temple Competición