Durante tres días los aficionados a los vehículos clásicos pudieron disfrutar de su pasión y admirar todo tipo de coches y motos clásicas. Más de 40.000 personas se citaron en un evento que cada año bate récords de asistencia.

 

El Salón Internacional del Vehículo Clásico de Madrid, es un evento consolidado que aúna lo mejor de marcas, expositores y aficionados para causar el deleite de todos los allí presentes en más de 20.000 metros cuadrados, que lo convierten en el mayor Disneyland de los aficionados al motor clásico.

 

Aunque el tiempo no acompañó excesivamente, ello no fue excusa para que un año más, los orgullosos propietarios de sus vehículos clásicos acudieran al parking exterior del evento a exhibir sus joyas. En total, unos 1300 vehículos de distintas épocas se contabilizaron durante los tres días que duró el evento, con los que gracias a sus propietarios, pudimos soñar y remontarnos a otros tiempos pasados.

 

Había modelos emblemáticos de marcas como Aston Martin, Porsche, Hispano Suiza, Mercedes, Packard, Alfa Romeo, Seat, Citroën o Renault, entre otras, y motocicletas de firmas como Montesa, Vespa, BMW, Norton o Royal Enfield. Los precios en algún modelo rozaban los 500.000 euros, mientras que otros clásicos restaurados partían en 3.000 euros. Podrías haber vuelto en otro coche a casa. Por supuesto para aquellos que ya tenían un clásico en casa los más de 300 expositores les brindaron la oportunidad de encontrar esa pieza que les faltaba o llevarse algún objeto de colección. No les vamos a engañar, volvimos a casa con alguna bolsa en la mano.

 

Fdo: Perico

Automóvil Club

Temple Competición